Monthly Archives: April 2014

Adiós Gabo!

Hoy el planeta amaneció sin la presencia física de un ser ya inmortalizado por sus letras.

Gabriel García Márquez presentó al mundo nuestra Latinoamérica de una manera como sólo alguien nacido en sus entrañas y con un don para la escritura puede hacerlo. Humildemente, sin necesidad de recurrir a otros medios mas que su novelas, cuentos y reportajes, traspaso las fronteras dando a conocer, como ningún otro, nuestras costumbres, creencias, tradiciones y mentalidad .

Mi primer libro del Gabo fue relatos de un naufrago. Recuerdo claramente que lo leí una tarde de aburrimiento en casa de mi mejor amigo. Habiendo terminado una sesión de video juegos como era nuestra costumbre y después de revisar una de las cajas de su mudanza, encontré el pequeño libro abandonado entre un motón de cosas. Yo me encontraba en medio de la adolescencia con buenos 14 años. En aquel momento la lectura no era mi fuerte (gracias a los desgraciados video juegos!) pero no pude dejar de leer este pequeño relato hasta terminarlo completamente esa misma noche. Luego los cuentos de mi abuela sobre ese mismo hecho histórico me dejaron atónito. Quizás parezca exagerado pero el impacto del relato aunado a los cuentos de mi abuela me hicieron finalmente internalizar que los libros tienen un vínculo con el mundo real y con el interior de una persona más potente que lo que hasta entonces conocía, quizás gracias a Condorito!

Debo admitir que hace muchos años leí sus novelas, exceptuando memorias de mis putas tristes, que fue la última novela que leí antes de embarcarme en la aventura de vivir en el viejo continente. De esas grandes novelas quedan en mi memoria algunos nombres pero por sobre todo los colores, el calor (literalmente) y el placer de haber formado y de cierta manera formar parte de ese realismo mágico. Por personas como él me siento orgulloso de haber nacido en la América Latina! Después de un tiempo viviendo en Alemania decidí leer por segunda vez los doce cuentos peregrinos y vaya que lo disfrute!, de hecho fue como una guía para adaptarme y entender este lado del mundo y a su vez un aliciente para mi situación de peregrino.

Creo que la mejor manera de rendirle un tributo personal a el Gabo será retomar esas novelas y dedicar mis pocas horas de ocio a deambular por las letras donde él siempre estará vivo.

Y en el radio quizás ponga el ratón para homenajear a otro grande artista que partió junto con él.

Saludos fraternales camarada donde quiera que estés!