Primer día de clases de Sándor

Hoy ,17 de septiembre de 2014, mi primogénito Sándor así como yo y mi esposa

Scan0001tuvimos nuestro primer día de clases en el colegio, sí en el colegio. Aunque Sándor ha asistido al kindergarten desde que tiene 1 año, en Alemania hay una clara y marcada diferencia entre el kindergarten y lo que nosotros, por lo menos en Venezuela, llamamos colegio o escuela.

Aparte de la emoción desbordante que se acrecentó durante los últimos meses a causa de éste evento tan importante en la vida de un niño (y de los padres también), por primera vez desde que emigré en el año 2005 sentí y me di cuenta de que finalmente mi nuevo hogar, mi nueva tierra, se encuentra ahora en estas tierras ya no tan lejanas para mí. No es fácil vivir fuera del país que te vio crecer, de la sociedad y las costumbres que conoces, de cierta manera algo dentro de la persona siempre está conectado a su lugar de origen. Sin embargo, hoy me di cuenta de que en el mismo instante en que un hijo comienza el colegio en algún lugar del planeta, allí, precisamente allí, es a donde pertenecerán sus raíces, costumbres, etc., por los por quizás la mayor parte de su vida, hasta que él mismo quizás al igual que decida emigrar a otro lugar.

Por supuesto, que entre las tareas intrínsecas de ser padre, también se encuentra el inculcar y fomentar el amor y el conocimiento de tus raíces, sin embargo, no se puede negar que en el colegio, los niños empiezan a descubrir el mundo desde otra perspectiva, digamos  principalmente más local. Después de ver el horario de clases, donde aparece como materias principales Alemán y Matemáticas, y considerando que las matemáticas indudablemente son universales, me doy cuenta de que hoy es el primer día en que debo reconocer que mi hogar se encuentra ahora desde este lado del mundo.

El primer día de clases en el primer grado, algo que en la sociedad de donde vengo pudiera ser algo tan trivial o cotidiano (ojo, esto con respecto a la sociedad y a la misma escuela, no para con las familias que lo viven), aquí es un evento de magnitudes mayores a un cumpleaños o incluso hasta más importante que el 31 de diciembre. La preparación para este evento comienza desde el último año en el kindergarten, donde no sólo las actitudes, salud y capacidad de los niños son chequeadas y fomentadas sino también  se preparan pequeños detalles que realmente sorprenden a cualquiera musiú en estos lares, siendo el musiú en esta caso yo.

Lo que viví hoy en las 3 horas que estuve en el colegio (aparte de las dos horas adicionales en la primera reunión de padres y representantes efectuadas dos días antes) me pareció muy especial, no entraré en detalles, pero experiencias como ésta son las que me confirman que hace unos cuantos años atrás realicé una decisión correcta.

Bueno a partir de hoy nuestras vidas comienzan una nueva etapa, con tareas, eventos escolares, discusiones con las maestras y, con seguridad, muchos pero muchos momentos de felicidad y alegría.

Y deseo terminar con el poema que recitó la directora del plantel durante la bienvenida, el poema es de Virginia Satir (http://es.wikipedia.org/wiki/Virginia_Satir) y aunque fue recitado en alemán, penetró mi ser de una manera como nunca antes frases en alemán fueran de tanto gusto para mi ser. He tratado de encontrar una traducción del inglés que me gustara, de hecho, la versión en alemán varía un poco del original pero me gustó más, por ende, hice mi propia traducción a partir de la versión en alemán:

Como yo deseo encontrarte

Deseo amarte sin oprimirte

deseo apreciarte sin evaluarte,

deseo tomarte en serio sin encasillarte

deseo encontrarte sin agobiarte

deseo invitarte sin establecerte condiciones

deseo regalarte algo sin vincularlo con expectativas

deseo despedirme de ti sin haber omitido lo importante

deseo expresarte mis sentimientos sin hacerte responsable por ellos

deseo informarte sin instruirte

deseo ayudarte sin ofenderte

deseo ocuparme de ti sin querer cambiarte

deseo alegrarme por ti – por como eres

Si yo puedo obtener lo mismo de ti,
entonces realmente nos habremos encontrado
y nos enriqueceremos mutuamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>